jueves, 6 de junio de 2013

.




En los jardines húmedos de (una) biblioteca nacional una puede pasearse tranquilamente desnuda, sin que ninguna señora paqueta venga a reclamarle decoro. Hay que tener cuidado eso sí, de los faunos con sombrero, nunca se sabe qué esperar de ellos; lo mejor es mantenerse en el resguardo de las terrazas.
En lo alto del jardín la vegetación es más pobre, pero se encuentra la gran fuente -con un diseño que remite vagamente a la casa de la cascada de Frank Lloyd Wright, la cual tiene un marcado estilo oriental-. El silencio es tal que cada tanto pueden escucharse las pisadas de algún gatito que acude curioso a espiar quién anda ahí. De pronto una puede ponerse a jugar con alguna rama, buscar algunos de los pocos frutos que pueden encontrarse en los arbustos, o beber de la fuente las veces que se quiera.



.

Datos personales

www.flickr.com
nausicaä~'s items Go to nausicaä~'s photostream

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.